|  Featured Post   |   Inicio

Historia del maquillaje – Israel, Mesopotamia, Arabia y Asia

Mesopotamia – Israel

La historia de Mesopotamia hace referencia a la primera civilización que ocupó el territorio de Mesopotamia, que abarca la cuenca fluvial de los ríos Tigris y Éufrates, desde la prehistoria hasta la caída del último imperio mesopotámico —el Imperio caldeo o neobabilónico—. Durante esta etapa, la región mantuvo ciertos caracteres comunes que permiten definirla como una unidad histórica.

Israel, la antigua tierra de Canaán, fue desde la antigüedad tierra de tránsito y punto intermedio entre las florecientes civilizaciones del río Tigris y el Éufrates, por un lado, y el valle del Nilo por el otro. La región estuvo dividida en pequeñas ciudades-estado o reinos locales independientes, que hubieron de hacer frente a las sucesivas invasiones tanto de imperios limítrofes, como de nómadas arábigos o los Pueblos del Mar como los filisteos. En esa tierra vieron la luz dos de los mayores hitos de la civilización occidental: el alfabeto semítico, origen de muchos alfabetos antiguos y modernos, y un monoteísmo del que proceden las religiones abrahámicas, extendiéndose ambos logros por todo Occidente.

Estética:

En el antiguo Israel, las mujeres utilizaban sus cosméticos para verse más bellas. No hay pinturas en tumbas ni frescos que puedan servir de referencia, pero si algunos pasajes de las escrituras y varias piezas arqueológicas descubiertas en tierras bíblicas permiten que nos hagamos idea sobre el uso de productos de belleza en aquellos tiempos.

Los israelitas pasaron más de cuatro siglos en Egipto y las mujeres, a pesar de sus rígidas reglas, siguieron utilizando los aceites, el kohl y la alheña para producir color rojo en las mejillas como las egipcias. Lucían cabelleras trenzadas cubiertas con velo o túnica.

Mesopotamia, fué un lugar donde la moda y el uso del peinado llegaron a tener una importancia enorme. Los hombres se rizaban la barba y el cabello, dándoles formas geométricas con marcados tirabuzones en los laterales. También espolvoreaban con oro en polvo el pelo y en ocasiones la barba.

En la época, la abundancia de pelo en ellos significaba fuerza y valor. Por lo que, teñían las cejas de negro y aplicaban colorete en el centro de su cara.

Las mujeres llevaban el pelo suelto o recogido, pero siempre rizado además del característico lapislázuli en los ojos.

Referencias bíblicas:

Las escrituras no condenan el uso de cosméticos ni de adornos, pero si destaca que deben utilizarse con modestia y sensatez (1 Timoteo 2:9).

  • Hija de Job Querén-hapuc, que en hebreo significa “Cuerno de la pintura (de ojos) negra”, es decir, un recipiente o caja para guardar cosméticos, como el kohl, o maquillaje de ojos (Job 42:14). Puede que el nombre aludiera a la belleza de la muchacha, pero también es prueba de que los cosméticos ya se conocían en ese entonces.
  • Relacionadas con mujeres de mala fama, la reina Jezabel o como la prostituta , símbolo de la Jerusalén infiel, mencionada por los profetas Jeremías y Ezequiel (2 Reyes 9:30, Jeremías 4:30, Ezequiel 23:40). Jezabel era conocida por adornarse el cutis con aceites para seducir a Jehú, enviado de Dios a Samaria.

Se han encontrado un gran número de recipientes de cristal o piedras que contenían varitas para aplicar kohl como delineador de ojos, de mujeres de la realeza y de las clases pudientes, del Israel apostata.

También, cuencos de piedras y paletas para moler, frascos de perfume, tarros de alabastro, espejitos de bronce pulido, conchas marinas, e incluso una cuchara de marfil.

Arabia

Arabia (también conocida como península arábiga)​ es una península situada en la confluencia de África y Asia, entre el golfo Pérsico, el golfo de Adén, el mar Arábigo y el mar Rojo.

La cultura árabe era una gran desconocida por el continente europeo en la antiguedad, aunque en la Edad Media tendría una gran influencia en las costumbres occidentales al llegar a través de los siguientes puntos:

Los puntos principales de la transmisión del conocimiento islámico a Europa estaban en Sicilia y España, sobre todo en Toledo (después de la conquista de la ciudad por los cristianos españoles en 1085). En Sicilia, después de la conquista islámica de la isla en el año 965 y su reconquista por los normandos en 1091, se desarrolló una intensa cultura árabe-normanda.

Las Cruzadas también intensificaron los intercambios entre Europa y el Levante, con las repúblicas marítimas italianas desempeñando un papel importante en estos intercambios.

Durante los siglos XI y XII, muchos eruditos cristianos como Leonardo Fibonacci, Adelardo de Bath y Constantino el Africano, viajaron a tierras musulmanas a aprender ciencias. Asimismo, desde el siglo XI hasta el siglo XIV, numerosos estudiantes europeos asistieron a centros musulmanes de educación superior para el estudio de la medicina, la filosofía, las matemáticas, cosmografía y otros temas.

Estética:

La mujer dedicaba largas horas al embellecimiento. Cuidaban su cuerpo con baños perfumados, masajes y aceites. El rostro era cubierto con un velo mientras que en el cabello utilizaban sedas y piedras preciosas.

Aplicaban maquillaje en el rostro, coloretes y ojos enmarcados con kohl negro, al tiempo que realizaban dibujos en las manos con genna rojiza. Estos productos han sido de uso común y continuo hasta día de hoy.

Asia

Es importante y necesarío hacer referencia al maquillaje en Asia, concretamente en Japón con sus Geishas.

Su maquillaje era un distintivo imprescindible que preparaban durante horas con cuidado y detalle. El maquillaje del rostro era de un denso blanco que cubría rostro, cuello, pecho y manos, con dos o tres áreas sin pintar (formando una “W” o “V”) cerca de la nuca (zona sensual en la época) y alrededor del nacimiento del cabello.

Los ojos eran remarcados con carbón negro para dar fuerza y profundidad, mientras que los lápices de pétalos aplastados de cártamo se utilizaban en las cejas y labios. Además, las maiko (aprendiz de Geisha) utilizaban el color rojo alrededor de los ojos.

Los labios eran pintados con una brocha estableciendo un contorno con distintas formas dependiendo de la época.

Hasta el siglo XIX se realizaba la técnica del ohguro (ennegrecimiento de dientes mediante aplicación de un tinte obtenido de una mezcla de hongos, sake, hierro oxidado…). Se reservaba para acontecimientos sociales de gran importancia y marcaba la alta posición social, como por ejemplo los samurais de alto rango y las jóvenes casamenteras.

Por otro lado antigua China imperial, las viudas teñían sus dientes de negro como signo de renuncia a la belleza.

Mientras tanto, en la sociedad común, las mueres realizaban sus maquillaje aplicando finos polvos de color rosado, rojo o anaranjado y en los ojos bastoncillos untados en tinta china en el párpado inferior.

Además, se cree que la pintura de uñas en su forma actual se originó en China, donde indicaba el rango social. En el tercer milenio a.C., ya preparaban barnices, esmaltes y lacas. Siendo durante el siglo XV, el negro y el rojo los colores reales, tras años previos de oro y plata como prerrogativa real.

Si quieres seguir aprendiendo sobre la historia del maquillaje y su evolución hasta día de hoy, no te pierdas este post.

Gracias por leerme!

Janire.

Suscríbete

Se la primera en enterarte de mis nuevas publicaciones, talleres y cursos en tu ciudad.

Al suscribirme acepto los términos y condiciones de este sitio web.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será pública.Los campos obligatorios están marcados con *