|  Featured Post   |   Inicio

Historia del maquillaje – Siglos XVI, XVII y XVIII

¿Cómo era el maquillaje hace cinco siglos? ¿Que técnicas se mantienen a día de hoy de nuestros ancestros? Hoy hablaremos de los maquillajes del siglo XVI, XVII y XVII.

Siglo XVI

El S.XVI se trata del resurgir de una época. Se cambiaron los peinados vestidos, adornos y cosméticos. Además, la cosmética se benefició de la alquimia, que obtuvo un desarrollo considerable.

Contexto social:

Este siglo vió a España y Portugal explorar el denominado “Nuevo Mundo”. Con la conquista y sometimiento de los imperios Azteca, Muisca, Maya e Inca, España estendió sus dominios siendo el imperio más extenso durante 300 años. En general, el siglo XVI fue un período de auge económico para Europa.

España se erigió como la superpotencia de ese siglo y reunió un imperio gigantesco, con posesiones por todo el mundo.  Dominó territorios americanos, desde los actuales Estados Unidos hasta la zona de Chile y Argentina, posesiones alrededor de África, numerosas colonias en Asia fruto de la conquista de Portugal. Además de media Italia, los Países Bajos, la Borgoña, etc.

España completó la primera vuelta al mundo de la Historia. La economía se globalizó, creándose un primitivo capitalismo.

Mientras la reforma protestante discutía la autoridad del papado y de la iglesia católica. En Inglaterra, el autoritario Enrique VIII separó la autoridad papal de su reino, y se estableció como cabeza de la iglesia Anglicana para poder divorciarse. Estas guerras religiosas provocaron más adelante, en el siglo XVII, la guerra de los treinta años, que acabó con la supremacía de la casa de Habsburgo en Europa. 

Peinado:

Color: La mujer se teñía el pelo de rubio. Se emplearon múltiples recetas para buscar ese rubio veneciano. Lo hacían con fragancias de flores como el azafrán y le agregaban sulfuro; luego lo aplicaban en el cabello y lo exponían a la luz del Sol.

Adornos: Los tocados se llevaban excesivamente adornados; la frente se depilaba logrando grandes dimensiones.

Perfumes: Rosa, lavanda, almizcle, ámbar, sándalo y jazmín.

Maquillaje:

En el siglo XVI los monjes de Santa María Novella, crean el primer gran laboratorio de productos cosméticos y medicinales. Los primeros tratados de cosmética y belleza aparecieron en Francia e Italia durante estos siglos.

En el siglo XVI las nobles europeas pusieron de moda el uso del maquillaje de plomo, se maquillaban de color blanco el rostro y de igual forma el escote. Se puede apreciar la preferencia de la palidez, ya que era símbolo de estatus y poder. Las cejas se dejaban muy finas y arqueadas o ligeramente redondeadas como veremos en los siglos posteriores e incluso en algunos casos desaparecían. En los ojos, aplicaban kohl negro y se daban colorete en rojo en el centro de la mejilla.

La propia reina Isabel I aplicaba este maquillaje de base de plomo para cubrir sus cicatrices de viruela. En su corte se popularizaron la salvia para blanquear dientes y los pétalos de geranio como rojo de labios, además de otros productos a base de mercurio para colorearlos.

Elizabeth I (1533-1603) Reina de Inglaterra e Irlanda desde 1558, última monarca Tudor

Dato interesante: Catalina de Médici fue quien introdujo en Francia la moda de los cosméticos al asistir maquillada a su matrimonio con Enrique II. Dedicó gran parte de su tiempo a la fabricación de cosméticos y ungüentos. Enrique II también solía utilizar una mascarilla de clara de huevo y harina de habas.

Catalina de Médici

Catalina Galigai, amiga de Catalina de Médici, inauguró el primer Instituto de Belleza, donde se comienzan a vender perfumes como el neroli y el ámbar. En 1573 Catalina de Sforza escribió una obra, titulada Experimentos, donde se reúnen recetas para crear cosméticos y perfumes, además de que contiene una sección sobre los defectos del cuerpo y su corrección.

Catalina Sforza
libro Experimentos

Siglo XVII y XVIII

Contexto Social:

El siglo estuvo fuertemente marcado por grandes crisis y transformaciones que lo convirtieron en una época de retroceso en Europa, ya que la evolución global de la economía y la población fue negativa y la producción agraria padeció sucesivas crisis. Esto causó una serie de grandes hambrunas que dieron pie a la aparición de epidemias y pestes, causas de una serie de guerras como la de los Treinta años.

Desde mitad de siglo, la política europea estuvo dominada por el reinado del monarca Luis XVI de Francia. La nobleza francesa semi-feudal territorial fue subyugada al poder de una monarquía absoluta a través de la rehabilitación del Palacio de Versalles.

A finales de siglo, los europeos conocían ya la  electricidad, el telescopio, el microscopio, y las máquinas de cálculo (entre otros inventos y descubrimientos) gracias al trabajo de los primeros científicos de la revolución científica. También fue un período de desarrollo de la cultura en general, especialmente en teatro, música, artes visuales y filosofía.

El siglo XVIII también es llamado el «siglo de las luces», debido al nacimiento del movimiento intelectual conocido como ilustración. En ese marco, el siglo XVIII es fundamental para comprender el mundo moderno, pues muchos de los acontecimientos políticos, sociales, económicos, culturales e intelectuales de esos años han extendido su influencia hasta la actualidad.

El siglo XVIII, tras el caos político y militar vivido en el siglo anterior, no carente de conflictos, verá un notable desarrollo en las artes y las ciencias europeas de la mano de la Ilustración, un movimiento cultural caracterizado por la reafirmación del poder de la razón humana frente a la fe y las supersticiones.

 Las antiguas estructuras sociales, basadas en el feudalismo y el vasallaje, serán cuestionadas y acabarán por colapsar, al tiempo que, sobre todo en Inglaterra, se inicia la revolución industrial y el despegue económico de Europa. Durante dicho siglo, la civilización europea occidental afianzará su predominio en el mundo y extenderá su influencia por todo el orbe.

Peinado:

Se consolidó la edad de oro de la cosmética. A finales del sigloXVII los hombres comenzaron a usar pelucas mientras que esta característica perduró para las mujeres que utilizaban postizos de gran tamaño acompañados de grandes tocados. Se daba gran importancia a los rizos y tirabuzones.

Maquillaje:

Se pone de moda la extravagancia y la exageración propuesta por la corte.

Existía una obsesión por el maquillaje y los perfumes, tanto para el hombre como para la mujer.

Se aplicaban una pintura dando a la cara una blancura excelente, empolvándose con polvo de arroz, talco o harina. Como en el siglo anterior, se perfilaban las cejas, los ojos continuan delineados en negro, y se suman el color azul y verde en los párpados.

Se utilizaría el color rojo oscuro en los labios dibujándolos en forma de corazón. Además, los lunares tuvieron su gran importancia. Eran considerados estéticos, y aveces se los pintaban o los hacían de terciopelo.

Si quieres continuar el viaje, no te pierdas el próximo artículo.

Suscríbete

Se la primera en enterarte de mis nuevas publicaciones, talleres y cursos en tu ciudad.

Al suscribirme acepto los términos y condiciones de este sitio web.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será pública.Los campos obligatorios están marcados con *